Social Icons

Featured Posts

sábado, 22 de noviembre de 2014

CLICK DERECHO AL CONCEPTO "PERDIERON" EL AÑO


Está escrito y avalado por todas partes que se “pierde” el año escolar, el semestre académico, la práctica pedagógica, el proyecto de investigación, la asignatura tal, o el área tal con toda una gama de malabares conceptuales y “evaluativos” inventados malévolamente para cerrarle la puerta al conocimiento y a la felicidad.

 Mis oídos parecen escuchar la cruel melodía de una balada para una sala de castigos, en vez de la sinfonía afectiva de un léxico didáctico, que haga pensar que la Institución educativa es una fábrica de formación humana, o por lo menos, un espacio en donde la justicia racional es un elemento para propiciar el crecimiento de los jovenes.

Si el niño de cuarto grado no rinde se le “devuelve” a tercero. Sólo él se “devuelve”: no pasa nada con el docente, con la familia, con el estado, con el cura, con el juez… con el lustrabotas de la esquina. Ellos siguen adelante.

Si el estudiante deja de aprender los conceptos “básicos” de las áreas “fundamentales” de la malla curricular este debe repetir el año. ¿Conceptos “básicos” para quien?, ¿áreas “fundamentales” para quién? Nadie revisa las evaluaciones con las cuales el estudiante “perdió”, nadie sabe si las preguntas tienen respuestas, si están enmarcadas dentro del objeto de estudio del área y si están soportadas en algún modelo teórico.

Como para variar solo el estudiante “pierde”: no pasa mayor cosa con las universidades, el rector, el maestro, el director de grupo, la aseadora o la ministra… con el mototaxista que vive de la educación. Ellos miran para otro lado. 

La pregunta es porqué también Caín y Abel “perdieron” el año. Perdieron entre comillas: esa palabra que nadie quiere llevar en calidad de apellido, pues engendra dolores incurables y dilemas inmarcesibles. Esa palabra que abre heridas sociales indelebles. Esa palabra frenética que castiga a todos los extremos del sistema educativo. Pierde el estado, pierde el estudiante, pierden los padres, pierde el docente, pierde la sociedad… el que conduce la buseta, el tendero, los funcionarios de alto pedigrí y el muchachito que limpia parabrisas en la esquina del centro comercial. Pierde el que sacó el máximo puntaje en las Pruebas SABER, la que sacó 351, el que sacó 316… los últimos de la lista al derecho o al revés y los primeros que desertaron en Enero.

Nuestro sistema social es así, nuestro sistema educativo no perdona… los éxitos de los ganadores no compensan las derrotas sociales del resto… las desventajas sociales no se disminuyen con ser bachiller u obtener un título profesional. Son simples pañitos de agua tibia que se diluyen cuando el joven reconoce con tristeza que el arbitrio de las palancas, el funcionalismo del compadrazgo y el amiguismo artero reemplazan sin contemplaciones los privilegios que debe otorgar en cualquier país del mundo, menos aquí, el conocimiento y la competencia profesional o personal.

Existen instituciones educativas Caines que gradúan a una élite que gobierna el país y habitan cómodamente en las mazmorras del delito de las cárceles. No sabemos si el proyecto educativo en el cual invirtió tiempo, dinero, informaciones y conocimientos le quedó debiendo el sentido ético que va a continuación de cada actuación humana. Existen instituciones educativas Abeles pero son iguales a las Caines.

En ese orden de ideas hay deudas impagables en ésta patria densa e indescifrable en materia de formación humana, en felicidad, en respeto, en tolerancia… en saber cuándo se debe dar un paso al costado. Hay mucha violencia verbal, mucho vilipendio moderado, castigos pedagógicos esperando víctimas, tareas insufribles que no confirman nada, esfuerzos inútiles que no llevan a ningún lado… la letra con sangre entra, como en los viejos tiempos. Es indiscutible, entonces, que Caín y Abel seguirán en los salones de clase reclamando más de lo mismo… igual que en el hogar de donde vienen huyendo. El que se ganaron en la rifa irrepetible de las sinrazones.

Es un hecho que Caín y Abel creían que las instituciones educativas eran sinónimos de Ciencia, felicidad, éxito y discernimiento. Creían que era una manera elegante de escabullirse de la pobreza, la miseria, la iniquidad y el olvido… pero no: lo más parecido a la música del rechazo social se llama Institución educativa, todas, las rutilantes que enorgullecen al ICFES y las que las secretarías de Educación quisieran esconder debajo de las alfombras pútridas. Parecidas inobjetablemente a los hogares: una ceremonia de vanidades donde la lucha por el éxito le corresponde a otros.

Es así como todos seguían dentro de un mismo costal de incertidumbres. Todos luchando por merecer algo más. La mayoría de Caines y Abeles se gradúan sin saber leer y escribir, sin saber el porqué del participio, porqué las Normas APA, porqué el chiste de la inclusión. Porqué las figuras retóricas, porqué Alfredo Molano, todos los porqués se le atravesaron a Caines y Abeles… pero da igual: se graduarán. Y, nosotros los docentes, nos graduaremos con ellos, todos los años, y prometeremos subir un miserable puntico en lectura crítica el año que viene.

A algunos nos dolerá, se llama dolor social, ver a nuestros muchachos con un piano de desdichas en cualquier esquina difusa de Colombia. Bajaremos el vidrio del vehículo, no sé. Tendrán tiempo de acordarse de la Trigonometría de Décimo, de las figuras literarias… Es Caín o es Abel.

A algunos no nos dolerá, se llama teflón social, veremos a nuestros muchachos pagando el hecho de ser pobres, sisbenizados, perdedores, fracasados en cualquier semáforo del Valle del cacique Upar. Seguiremos adentro del vehículo, seguro. Tendré tiempo, un segundo de mi tiempo, para acordarme de Aurelio Baldor, de Lucila González de Chávez… de Platero y yo… seré Caín o Abel.

Aunque me lo niegue es posible que mi  nombre lleve por siempre unas recurrentes comillas, al lado de mi apellido embadurnado de pedanterías… o jugaré cadenciosamente con una frase de cajón que sirve como excusa para estos casos inoficiosos: cuando hay tantos perdedores nadie pierde. Cuando todos los exitosos y los fracasados hacen de la educación un instrumento para llenar de sentido la palabra poder, vacía por los cuatro lados, habrá que reconocer que todos de una u otra manera tienen la posibilidad de darle clic derecho a la palabra “perdieron” y ya.   






PODEROCRACIA A LA COLOMBIANA


Algunos colombianos creen, ilusos ellos, obcecados a rabiar, demasiado diría yo, que la democracia es un sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes. Otros sueñan con que la suma de crecimiento económico y justicia social es la que mejor define el concepto de democracia.
Para Germán Uribe, columnista de la Revista SEMANA, los poderosos del país: llámense empresarios, las guerrillas, las entidades religiosas, los partidos políticos (¿existen?), los paramilitares, las Bacrim, el ejecutivo, la rama judicial, el legislativo, las empresas privadas y publicas, la fuerza publica, las entidades educativas, todos y todas han secuestrado históricamente la democracia, acunando un sistema político que ninguna facultad de Ciencias políticas reconoce, pero que su práctica aberrante a todos les parece normal y lógica: la Poderocracia.
La Poderocracia es un seudo-sistema político que defiende la soberanía de los poderosos y el derecho de los que ostentan el poder a elegir, a elegirse, o a señalar al elegido sin que exista alguna formula legal o ilegal por parte del pueblo para controlar a dichos gobernantes. La concentración de la riqueza y la injustica social son la columna vertebral del catecismo de los poderócratas.
Los poderócratas no han necesitado votos ni programas sociales políticamente correctos para gobernar por tanto tiempo: el dinero para comprar conciencias ha sido suficiente hasta hoy. La corrupción es la tinta indeleble con que se ha escrito la historia poderocrática de ésta republiqueta bananera donde nacimos. La educación esclavista, ultracatólica, ultraconservadora, excluyente y retardataria es la imagen que completa con precisión el paisaje lúgubre de nuestras desgracias.
Diversas y juiciosas investigaciones probaron y comprobaron a través de los años con inusitada claridad que la falta de educación adecuada era la causa concreta de la obstinada desigualdad social que aun padecemos. En la misma fotografía veíamos crecer las luminosas postales de los grandes emporios económicos y a la reina del Departamento del Huila decir sin ruborizarse que Nelson Mandela era uno de los organizadores del Reinado Nacional de la Belleza que se celebra en Cartagena. Los ricos en lo suyo y la reina en representación del pueblo en lo suyo.
La “política de seguridad democrática”, el monstruo creado por el uribismo, reitera Germán Uribe, en últimas no fue otra cosa que la protección a la producción y a la inversión por encima de cualquier interés del orden social. Y una de las tantas secuelas de ello fue la brecha cada vez más amplia que se hizo sentir entre los productores e inversionistas privilegiados y el resto de la sociedad. Los ricos se multiplicaron… pero los pobres también. 
Esa alevosa multiplicación de poder y riqueza se hizo a partir de apoderarse a las buenas o las malas de la contratación pública. Ellos, los poderosos, sin ningún apego ético, aceptaron el cogobierno de los grupos violentos, se tomaron fotos con ellos, pero después negaban a moco tendido que para el momento del registro fotográfico ellos supieran que abrazaban efusivamente a los delincuentes. La historia canallesca del elefante a espaldas de Ernesto Samper se repetía.
La infame multiplicación de los pobres con sus harapos de desplazado o migrante eran la fresa que completaba el postre en los cruces melancólicos de los semáforos y en los sardineles relucientes de los lujosos centros comerciales que se inauguran alrededor de las zonas marginales de las ciudades intermedias de Colombia.
Ésta simple reflexión deberían cubrir de vergüenza a quienes promueven o amparan el sistema capitalista imperante como si se tratase de la panacea que soluciona los problemas apremiantes de los más vulnerables. La clase política, la clase empresarial, los comerciantes de la fe, los grupos ilegales, el estado… el pueblo raso.  Unos por ser victimas sin pedírselo a nadie por escrito y otros por poseer los genes del delito afincados en los apellidos.
La Poderocracia en Colombia es dueña de las tierras productivas, las industrias exitosas, El sistema financiero que les presta el dinero que no es de ellos, para que se enriquezcan sin arriesgar un peso y con las ganancias obtenidas puedan ampliar sus propiedades y sus cuentas bancarias. Es dueña de la Selección de fútbol y de los dineros pírricos del aficionado común y corriente que ahorra hasta el autoestrangulamiento económico, pues primero está el “oh gloria inmarcesible, oh júbilo inmortal” y los goles de James Rodríguez, que los pronósticos pesimistas y cuasi apátridas que hace el profe Osmen en su último libro, Caín y Abel también “perdieron” el año.   
En España, leí por ahí, que un puñado de profesionales y gente del común, bajo el sugestivo nombre PODEMOS, tiene en jaque a la Poderocracia ibérica. La democracia española sin castas está tocando las puertas de la dictadura del dinero y la aristocracia de los reyes. El avance irreversible de la miseria, el resurgimiento del terrorismo, la degradación de la calidad de vida, pero sobre todas las cosas, el empecinamiento de una clase política poderosa por no ceder los espacios gubernamentales a otras tendencias ideológicas, hacen parte del agotamiento absoluto de la paciencia del pueblo español.
Los españoles de quienes por desgracia heredamos, como afirma, el siempre recordado García Márquez, rasgos humanos colectivos, “tenemos en el mismo corazón la misma cantidad de rencor político y de olvido histórico”. Por tal razón votamos por nuestros enemigos, por aquellos que no se parecen a nosotros, por esos que por ser ricos no se robarían el erario público, por aquellos que se untan de pueblo para las épocas en que compran con nuestro dinero, nuestro futuro.
La Poderocracia nacional: la de Santos, Uribe, Mancuso, Timochenco, Sarmiento Angulo, Pacific Rubiales, Pékerman, Clara López, Juanes, las FARC, Shakira, CABLENOTICIAS y las Bacrim; tal cual los españoles, Cristóbal Colon, Rodrigo de Bastidas  y demás reos hispánicos nos eternizaron, insiste Gabo, “un estado colonial, con un solo nombre, una sola lengua y un solo Dios”.
No sobra decir que aquí sigue la misma población civil de hace 500 años, con el signo peso dibujado en las frentes tostadas por la mala vida, esperando al mejor postor, a cualquier poderócrata, para hipotecarle el futuro del país. La publicidad de los poderosos #soycapaz hoy más que nunca huele a mierda, a estiércol humano, para ser más moderado.         



 
Blogger Templates